PEDIACLINICA GUATEMALA

8 CALLE 11-13 ZONA 1 EDIFICIO RECINOS 4TO NIVEL 409.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Problemas de la lactancia (Madre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 24/11/2008

MensajeTema: Problemas de la lactancia (Madre)   Lun Dic 14, 2009 9:20 pm

Dolor en los Pezones
Es probable que el dolor en los pezones sea la dificultad más común que tienen las madres que amamantan. El dolor en los pezones puede deberse a diferentes factores. La determinación de la causa del dolor en los pezones dictará el tratamiento apropiado. Un especialista acreditado en lactancia (su sigla en inglés es IBCLC) podrá ayudarla y sugerir el curso de acción.

Amamantar no debe ser doloroso; la piel de los pezones no tiene por qué agrietarse más que la piel de cualquier otra parte del cuerpo. No obstante, es bastante común sentir un leve aumento de sensibilidad, similar al que experimentan algunas mujeres durante el ciclo menstrual, en la primera semana o dos de amamantamiento. A partir de entonces, el dolor debe desaparecer.

Si siente un dolor agudo en los pezones o si los pezones o aréola están magullados, es más probable que se deba a que el bebé no se prende correctamente o no succiona de manera eficaz. Si observa que sus pezones se enrojecen, están en carne viva, ampollados o agrietados, puede ser que el bebé tenga dificultades para prenderse o succionar. Si el bebé tiene alguna dificultad para prenderse o succionar o algún tipo de variación en la estructura de la boca, el resultado puede ser que los pezones se vean arrugados o blanqueados al terminar de amamantar. Algunas pomadas o vendajes pueden fomentar la curación, pero en realidad otros causan un daño mayor. Asimismo, evite cualquier tratamiento que tenga como resultado posible el resecamiento del tejido del pezón, lo cual puede agrietar la piel.

Cuando los pezones se enrojecen y arden, o provocan un dolor agudo después de semanas o meses de amamantar sin dolor, puede deberse a una infección por hongos como el afta. El hongo puede parecerse a manchas blancas en la boca del bebé o puede también manifestarse como una erupción del pañal de color rojo brillante. Para tratar las infecciones por hongos se requieren medicamentos específicos. Para obtener mayor información e indicaciones relativas al tratamiento, comuníquese con el médico de su bebé.

Retraso en la Producción de Leche
En algún momento, la mayoría de las madres temen no tener suficiente cantidad de leche. Algunas veces, las madres que padecen ciertas condiciones de salud experimentan un retraso del momento en que les "baja" la leche.

No dude en pedir ayuda si su producción de leche le preocupa. Cuanto más pronto actúe, mejor. Consulte con un especialista acreditado en lactancia (su sigla en inglés es IBCLC) y con su médico, quienes la ayudarán a determinar cuál podría ser el problema que afecta a su producción de leche, de modo que usted y su bebé puedan empezar a corregirlo.

El amamantamiento (extracción de leche) insuficiente o poco frecuente es la causa más común del retraso en la "bajada" de leche, de la producción insuficiente de leche o de la baja en la producción. Si en algún momento la producción de leche constituye una preocupación para usted, lo primero que debe hacer es registrar la cantidad y duración de las tomas.

En ocasiones, la madre puede padecer una condición de salud que puede retrasar temporalmente el gran incremento de la producción de leche que suele observarse entre los días tercero y quinto posteriores al nacimiento (postparto). Estas madres no empiezan a producir grandes cantidades de leche hasta de 7 a 14 días después del parto. Si esto le sucede, no se desaliente. Siga amamantando con frecuencia, aunque también debe darle al bebé un sustituto de la leche materna por algunos días.

Las investigaciones aún no han logrado determinar si la causa del retraso en la producción de mayor volumen de leche es una condición relacionada con la salud, el embarazo o el parto, los tratamientos médicos indicados para dichas condiciones o la demora del amamantamiento frecuente que suele ocurrir cuando están presentes dichas condiciones. Algunas de las condiciones o tratamientos que según los expertos pueden contribuir al retraso incluyen los que siguen:

Estrés intenso.
parto por cesárea (quirúrgico)
hemorragia posparto
retención de fragmentos de placenta
infecciones o enfermedades acompañadas de fiebre
Diabetes (juvenil, adulta o gestacional).
trastornos de la tiroides
Reposo en cama estricto o prolongado durante el embarazo.

Producción Escasa de Leche
¿Qué causa la producción escasa de leche?
A veces, el retraso del momento en que "baja" la leche se convierte en un problema continuo de escasa producción de leche. En ocasiones, la madre ha estado produciendo cantidades suficientes de leche y luego esa producción disminuye lentamente o de forma repentina. Entre algunas de las condiciones asociadas con el retraso que también pueden afectar a la producción de leche se incluyen, pero no están limitadas, a las siguientes:

Hemorragia (sangrado excesivo) aguda postparto.
Retención de fragmentos de placenta.
trastornos de la tiroides
Las madres a las que se les ha practicado previamente alguna cirugía del seno en la cual se cortaron algunos de los nervios, los tejidos productores de leche o los conductos lácteos pueden experimentar dificultades en la producción de leche suficiente para alimentar debidamente al bebé.

Existen otros factores que pueden llevar a la producción insuficiente de leche. Se ha demostrado que el hábito de fumar en las madres tiene como resultado una menor producción de leche. Algunos medicamentos y preparados de hierbas ejercen un efecto negativo sobre la cantidad de leche producida. Se ha descubierto que los métodos hormonales de control de la natalidad, en especial cualquiera que contenga estrógeno, tienen gran influencia en la producción de leche. Sin embargo, algunas madres informan de una baja en la producción de leche después de recibir/tomar anticonceptivos a base de progestina durante las primeras cuatro a ocho semanas después del parto (postparto). La producción de leche también puede disminuir si la madre vuelve a quedar embarazada.

Si la producción insuficiente de leche parece ser problemática pese a que el bebé succione efectivamente, el médico o un especialista acreditado en lactancia (su sigla en inglés es IBCLC) pueden recomendar lo siguiente:

Aumente la cantidad de tomas a 10 ó 12 veces en 24 horas.
Aumente el contacto de su piel con la del bebé. Quítese la camisa y quítesela a su bebé y colóquelo sobre su pecho; extienda una sábana o camisa sobre ambos.
Revise su historia médica para ver si existe una condición de salud, tratamiento o medicamento que interfiera con la producción de leche.
También puede:

Bombear sus senos durante varios minutos después de amamantar, utilizando una bomba eléctrica para extracción de leche de uso hospitalario.
Consulte a su pediatra o a un especialista en lactancia acreditado (IBCLC) sobre el consumo de galactogogue, que es un medicamento o de preparaciones en base a hierbas que tengan un efecto positivo sobre la producción de leche.
Sea optimista. Aunque la producción escasa de leche suele remediarse, cualquier cantidad de leche que produzca siempre es valiosa para el bebé. Trate de pensar que usted alimenta a su bebé amamantándolo en una proporción que va del 25 al 90 por ciento, en lugar de sentirse desalentada porque el bebé recibe un sustituto de la leche materna.

Pezones Planos o Invertidos
Técnicas para pezones planos o invertidos:
Un bebé que mama con eficacia suele tener pocos problemas para succionar aun cuando los pezones de la madre parezcan planos. Un lactante menos eficaz puede necesitar algún tiempo para aprender a introducir el pezón en la boca cuando se prende. Si bien los beneficios de emplear caparazones de plástico duro para los senos no son decisivos, a algunas madres les resulta útil usarlos en el sostén entre una toma y otra. Los caparazones para senos ejercen una tracción leve que ayuda a sacar el pezón hacia afuera. También puede ser útil usar una bomba para extracción de leche para sacar el pezón hacia afuera justo antes de amamantar.

Si los pezones se invierten o se "doblan" hacia adentro al estimularlos, pruebe las maniobras recomendadas para los pezones planos. Existen dispositivos para la eversión de pezones. Consulte a un especialista acreditado en lactancia (su sigla en inglés es IBCLC) para obtener información. En algunos casos, la madre tiene uno o ambos pezones severamente invertidos. Si uno de los senos se encuentra menos afectado, puede amamantarse al bebé con ese seno. La mayoría de las mujeres produce, en un solo seno, la cantidad de leche suficiente para alimentar a su bebé.

Conductos Lácteos Obstruidos
¿Qué son los conductos lácteos obstruidos?
Un conducto obstruido se siente como un nódulo doloroso en el seno. Algunas madres parecen tener una mayor tendencia a sufrir este problema, pero usualmente se presenta cuando la madre deja pasar mucho tiempo sin vaciar los senos, o si al mamar el bebé no extrae suficiente leche. Revise la rutina de alimentación de su bebé y fíjese si el tiempo que transcurre entre una alimentación y otra se ha modificado recientemente por algún motivo. A veces, las madres retoman alguna tarea y no advierten que las comidas del niño se están retrasando. La succión ineficaz también puede contribuir a la obstrucción de los conductos. Asimismo, verifique que el sostén de lactancia o la ropa enrollada no estén presionando los conductos lácteos en determinadas zonas del seno al amamantar.

Cuando se obstruye un conducto lácteo, la madre debe asegurarse de amamantar o extraer leche con frecuencia y de alternar diferentes posiciones de amamantamiento. Suele ser útil aplicar compresas calientes en el seno o mojarlo con agua caliente. Aplique masajes por encima de la zona afectada y luego sobre esa zona mientras amamante y después de aplicarse compresas calientes.

¿Qué es la mastitis?
El término "mastitis" suele usarse como sinónimo de "infección de los senos", aunque la mastitis también puede deberse a una inflamación. En estos casos, es frecuente observar una zona enrojecida en el seno. La mastitis inflamatoria o infecciosa puede presentarse por causas similares a las que originan la obstrucción de los conductos; las intervenciones recomendadas en caso de obstrucción también suelen resultar adecuadas en relación con la mastitis.

Es particularmente importante mantener el seno afectado "vacío" amamantando con frecuencia. Si observa síntomas similares a los de la gripa o su temperatura se eleva por encima de 100,3°F, llame a su médico. Probablemente, le recetarán un antibiótico que deberá tomar de 10 a 14 días. Asegúrese de tomar el antibiótico durante todo el tiempo que le indiquen, o podría volver a presentarse la infección.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://pediaclinica.foroes.org
 
Problemas de la lactancia (Madre)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "La Madre Naturaleza realmente se divirtió creando planetas".
» Problemas en el embarazo: naúseas, fiebre y eco alterada
» Un artista italiano pone 'en venta' a su madre
» Madre cubana busca noticias de hijo desaparecido hace 8 años en España
» Feliz dia de la Madre!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
PEDIACLINICA GUATEMALA :: Nutrición :: Lactancia Materna-
Cambiar a: