PEDIACLINICA GUATEMALA

8 CALLE 11-13 ZONA 1 EDIFICIO RECINOS 4TO NIVEL 409.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Preparativos en el hogar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 24/11/2008

MensajeTema: Preparativos en el hogar   Lun Dic 28, 2009 12:42 pm

Los Preparativos en el Hogar

La preparación para la llegada de un nuevo bebé no debe ser necesariamente una experiencia abrumadora. Los padres que tienen experiencia en cuanto a los preparativos necesarios comprendieron que los recién nacidos sólo tienen, al principio, algunas necesidades básicas - un lugar cálido y seguro para dormir, alimento, vestimenta y pañales.

Muchas tiendas de artículos para bebés ofrecen un servicio de registro de regalos, que consiste en la confección de una lista de los artículos que los padres necesitan y que las personas que lo desean pueden regalar al nuevo bebé. Si bien existen numerosos productos para bebés en el mercado actual, a continuación se detalla una lista de los artículos esenciales que deberá adquirir para la llegada del bebé.

Elección cautelosa de los muebles y accesorios para el recién nacido:
La seguridad es un factor importante en la elección de los muebles para el bebé, especialmente en el caso de la cama, las sábanas y mantas. La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos (US Consumer Product Safety Commission, CPSC) ofrece consejos y sugerencias con respecto a muchos de estos artículos.

cuna
Las cunas para bebés deben cumplir con las normas federales de seguridad, que incluyen los siguientes requisitos:

La separación entre los listones no debe superar los 60 mm (2 3/8 pulgadas).

Todos los listones deben estar en perfectas condiciones, sin elementos faltantes ni roturas.

El colchón debe encajar perfectamente en la cuna: debe haber un espacio de menos de dos dedos entre el borde del colchón y el costado de la cuna.

El soporte del colchón debe ajustarse firmemente a la cabecera y las paredes de la cuna.

Las patas de la cuna no deben tener una altura superior a 1,5 mm (1/16 pulgadas) para evitar que se enreden las sábanas u otros objetos que el niño use.

No debe haber huecos en la cabecera ni en las paredes de la cuna; de lo contrario, se corre el riesgo de que se atasque allí la cabeza del bebé.

Asegúrese de que su bebé no pueda liberar los pestillos de los costados de la cuna.

Asegúrese de que los pestillos de los costados de la cuna sostengan firmemente a los listones.

Todos los tornillos y tuercas que fijan los componentes deben estar presentes y ajustados firmemente.

La CPSC indica que la cuna no debe colocarse cerca de persianas o cortinas, ya que el bebé podría enredarse y estrangularse con los cordones. Cuando el niño alcance una altura de 90 cm (35 pulgadas), o pueda subirse o caer de las paredes de la cuna, ésta debe ser reemplazada por una cama.

colchón y ropa de cama de la cuna

Según la CPSC, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) y el Instituto Nacional para la Salud del Niño y el Desarrollo Humano (National Institute of Child Health and Human Development, NICHD), la ropa de cama mullida es una de las principales causas del síndrome de muerte súbita del lactante (su sigla en inglés es SIDS). Estas organizaciones ofrecen las siguientes recomendaciones con respecto a la ropa de cama del bebé:

Coloque a su bebé boca arriba sobre un colchón firme y sujeto a la cuna conforme a las normas de seguridad actuales.

Quite las almohadas, acolchados, edredones, pieles de cordero, juguetes de peluche u otros objetos blandos de la cuna.

En vez de cubrirlo con mantas, acueste al bebé con pijamas y sin taparlo.

Si utiliza una manta, acueste al bebé con los pies hacia el pie de la cuna. Ajuste una manta delgada alrededor del colchón de la cuna y cúbralo sólo hasta el tórax.

Asegúrese de que la cabeza del bebé permanezca descubierta mientras duerme.

No acueste al bebé sobre una cama de agua, un sofá, un colchón blando, una almohada u otra superficie blanda.

moisés o cuna mecedora

Estas camas pequeñas y portátiles son muy útiles durante los primeros meses. La CPSC ofrece las siguientes pautas de fabricación en relación con el peso y el tamaño del bebé para determinar la seguridad de los productos en cada caso. Por razones de seguridad, asegúrese de que el moisés o la cuna mecedora que busca cumpla con los requisitos que se enumeran a continuación:

una base firme y amplia que garantice estabilidad

superficies regulares (sin grapas en relieve ni herrajes que puedan lastimar al bebé)

patas con trabas firmes y eficaces que eviten que la cuna o el moisés se pliegue mientras se está utilizando

un colchón firme que se ajuste perfectamente a la cuna o el moisés

mesa para cambiar al bebé

Estas mesas son muy convenientes para cambiar el pañal del bebé. La CPSC recomienda no dejar al bebé solo en la mesa. Utilice siempre las correas de la mesa para evitar que el bebé se caiga. Por razones de seguridad, asegúrese de que la mesa para cambiar al bebé cumpla con los requisitos que se enumeran a continuación:

correas de seguridad para evitar las caídas

cómodas o estantes a los que se pueda acceder fácilmente sin desatender al bebé

mecedora
Por razones de comodidad, busque una silla cuyos brazos sean lo suficientemente amplios como para que usted pueda sostener a su bebé, especialmente cuando lo alimenta.

corralito
Los corralitos son camas grandes, cerradas y descubiertas, que permiten que el bebé se mantenga alejado de las mascotas o de otros niños mientras duerme una siesta o juega. La CPSC indica que nunca debe dejarse a un bebé en un corralito de red o en una cuna con un lado colocado hacia abajo. Hasta los bebés más pequeños pueden rodar y quedar atrapados en el espacio existente entre el colchón y la red, en cuyo caso podrían sofocarse. Sólo debe utilizar los corralitos que cumplen con las normas federales de seguridad. Estas normas exigen los siguientes requisitos:

Los corralitos de red y las cunas deben contar con un lado que pueda deslizarse hacia abajo y etiquetas que adviertan que nunca se debe dejar ese lado en posición baja.

La red del corralito debe tener orificios de no más de 7,5 mm (1/4 de pulgada).

La red no debe presentar roturas, agujeros ni hilos sueltos.

La red debe estar firmemente sujeta a las barandas superiores e inferiores.

La cubierta de las barandas no debe estar rasgada ni agujereada.

En los corralitos de madera, el espacio entre los listones no debe ser superior a 60 mm (2 pulgadas).

Si el corralito posee grapas, asegúrese de que estén firmemente sujetas y que no falte ni se haya aflojado ninguna.

cochecitos y sillitas de paseo
Estos vehículos son muy convenientes para transportar al bebé. La CPSC recomienda que se ajuste siempre el cinturón de seguridad cuando se utiliza un cochecito o sillita de paseo. Nunca deje solo a su hijo en el cochecito. Al plegar o desplegar el cochecito, o al reclinar el asiento, asegúrese de que las manos del bebé estén alejadas de las superficies punzantes. Por razones de seguridad, asegúrese de que el cochecito o la sillita de paseo cumpla con los requisitos que se enumeran a continuación:

una base amplia para evitar las caídas.

un cinturón de seguridad y una correa ajustados firmemente a la estructura del vehículo.

una hebilla de cinturón de seguridad fácil de utilizar.

frenos que bloqueen eficazmente la(s) rueda(s).

un canasto situado detrás del cochecito a un nivel bajo, directamente sobre las ruedas traseras o frente a éstas.

aberturas en las patas del coche, que puedan cerrarse cuando se lo utiliza como sillita.

asiento para automóviles
Todos los estados han sancionado leyes que disponen que los bebés y niños deben viajar en un asiento de seguridad aprobado para automóviles. La Administración de Seguridad del Tránsito en Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration) ofrece los siguientes consejos y sugerencias para elegir un asiento de seguridad para automóviles adecuado:

Adquiera el asiento para automóviles mucho antes de la fecha probable de parto.

Generalmente, el modelo más simple y el menos costoso funciona con la misma eficacia que los más complejos.

Elija un asiento fácil de utilizar, que se ajuste perfectamente a su vehículo.

Si elige un asiento convertible, intente colocarlo mirando hacia adelante y hacia atrás.

Busque un asiento que pueda usar durante el mayor tiempo posible y que mire hacia atrás. Lea las etiquetas para verificar el límite de peso permitido, ya que algunos asientos están preparados para transportar a bebés de alrededor de 9 kg (20 libras) frente a la parte de atrás.

Si compra un asiento para uso exclusivo de bebés, luego necesitará un asiento convertible. La mayoría de los bebés deben utilizar asientos convertibles que miren hacia atrás a medida que crecen, dado que los asientos para uso exclusivo de bebés se tornan demasiado pequeños para ellos antes de cumplir el primer año.

Cuando compre un asiento para llevar a su bebé en automóvil, asegúrese de recibir las instrucciones necesarias para su adecuada instalación.
Los preparativos necesarios en el hogar para la llegada del recién nacido:
Se recomienda que tenga preparados los elementos que se enumeran a continuación antes de la llegada del recién nacido al hogar. No obstante, puede comprar primero la cantidad mínima necesaria y agregar después lo que necesite.

Ropa de cama

de tres a cuatro sábanas para cunas

dos almohadillas impermeables para cunas

dos sábanas de algodón livianas del tamaño adecuado para una cuna (sin flecos)

de tres a seis sábanas para recién nacidos

cuatro almohadillas impermeables para el regazo

almohadillas protectoras para cunas, firmemente sujetas

Pañales

de 10 a 11 pañales desechables diarios para las primeras semanas, o 48 pañales de tela (y entre tres y cinco fundas para pañales)

portapañales

recipiente para pañales en los sitios en que se los cambia

toallitas para cambio de pañales

Artículos de baño

bañeras para bebés
de cuatro a seis toallas para bebés
de dos a cuatro toallas con capucha
jabón de tocador suave
champú para bebés que no irrite los ojos

Vestimenta

Elija prendas simples, fáciles de poner y quitar, sin cordones ni tiras largas, que podrían producir atragantamiento. Asegúrese de que la ropa de dormir sea antiinflamable. Puede comprar prendas de un tamaño adecuado para bebés de entre 6 y 9 meses y algunos artículos para recién nacidos.
de cuatro a seis prendas para recién nacidos
dos o tres pijamas de una pieza
cuatro a seis camisetas
dos o tres pares de medias o escarpines
uno o dos pijamas de una pieza (según la estación)
una o dos prendas para ocasiones especiales
gorro bordado
baberos
pulóver

Varios chupete

cepillo y peine para bebés

tijeras o alicate para bebés

gotas de acetaminofén para bebés (suministradas según indicación del médico del bebé)

pera de goma para limpiar la nariz del bebé

humidificador

termómetro rectal o digital

móvil de cuna

artículos de decoración para el dormitorio

un portabebés

canasto para ropa sucia

Al preparar su hogar para la llegada del nuevo bebé, busque accesorios y equipamiento resistentes. Asegúrese de que todos los productos cumplan con las normas de seguridad vigentes. Esto es particularmente importante si desea comprar o le prestarán artículos de segunda mano.

La Preparación de la Familia
La preparación para la llegada de un nuevo bebé también implica ayudar a los demás miembros de la familia a adaptarse. La llegada de un bebé exige la adaptación de toda la familia a nuevos sonidos, nuevos horarios y nuevos hábitos. Generalmente, las familias logran adecuar en poco tiempo sus costumbres a los cambios que se producen. Sin embargo, resulta útil preparar a algunos de sus miembros para afrontar dichos cambios.

La preparación de los hermanos para la llegada de un nuevo bebé:
La llegada de un nuevo bebé implica importantes cambios para cualquier familia, y muchas veces a los hermanos no les resulta fácil adaptarse a estos cambios. Para los niños mayores de cinco años el proceso de adaptación no es tan difícil, dado que a esa edad ya han comenzado a vivir experiencias fuera de sus hogares y a conocer a otros niños. Para los niños más pequeños, en cambio, el proceso no es sencillo. No sólo tienen que compartir a sus padres con el "intruso", sino que además deben afrontar los cambios producidos en su entorno y sus hábitos. Esta situación los afecta mucho.

Para ayudar a sus hijos en el proceso de adaptación, hable con ellos sobre la llegada del bebé mucho antes del nacimiento. En general, cuanto más grande es un niño, menos deben demorar los padres en hablar sobre el tema. Si es posible, permita que sus hijos participen en la toma de algunas decisiones. Los libros pueden resultar extremadamente útiles. Busque material sobre este tema en las librerías locales. Los mejores libros son aquéllos que los niños desean leer una y otra vez. Cuando hable con sus hijos, adviértales que atravesarán situaciones estresantes y desalentadoras, pero destaque también los aspectos positivos de la experiencia. Prométales que les dedicará parte de su tiempo, sin la presencia del bebé.

Los niños pequeños son muy concretos. Una de las alternativas para abordar el tema consiste en el uso de velas grandes, para los padres, y velas más pequeñas, para los niños. Encienda las velas más grandes y diga a los niños que su luz representa el amor que los padres sienten mutuamente. Luego, encienda una de las velas más pequeñas con el fuego de las dos primeras. Explique a sus hijos que las llamas de las velas de los padres siguen siendo tan grandes como antes, y que aún queda mucho amor para compartir. Por último, encienda otra vela pequeña con las llamas de las tres primeras y comente una vez más que el amor no ha hecho más que crecer, y que aún resta mucho amor para todos.

Algunos niños pequeños tienen una muñeca especial, a la que consideran su "bebé". Puede comprar este juguete antes del parto o llevarlo a su hogar junto al nuevo bebé. Si la muñeca tiene rasgos muy similares a los de un bebé real, es posible utilizarla para que los niños aprendan a sostener y alimentar al bebé, e incluso a cambiarle los pañales.

Permita que los hermanos mayores sepan exactamente qué deben esperar. Recurra a su obstetra o al hospital en el que se realizará el parto para averiguar si se dictan clases de preparación para hermanos. Es muy importante que los niños visiten a su madre en el hospital.

Los hermanos mayores deben tener la posibilidad de recibir al bebé en el hogar. Si otra persona se encarga de llevar al bebé, la madre puede ocuparse de los hermanos mayores. Si se toma una foto del hermano mayor en el momento en que sostiene al bebé por primera vez, la misma puede convertirse en un recuerdo memorable. Asegúrese de que las personas que lo visiten para conocer al bebé no ignoren al hermano mayor. Un libro o un juguete pueden compensar la enorme cantidad de regalos que recibe el nuevo bebé.

Desde el principio, puede establecer un plazo durante el cual, diaria o semanalmente, usted dedicará a su hijo mayor toda su atención. Lo ideal es que cada uno de los padres destine a sus hijos parte de su tiempo. Aunque usted pase mucho tiempo con sus hijos en el hogar, puede resultar útil que ellos sepan que recibirán atención exclusiva en algún momento para que no sientan que deben competir permanentemente con el bebé para que usted se ocupe de ellos. Si está atendiendo al bebé y su hermano necesita algo, puede responderle que usted debe ocuparse del bebé en ese momento, pero que debe recordar que pronto compartirán el momento "especial" en el que recibirá toda su atención.

Dado que la hora en que debe alimentar al bebé puede ser particularmente problemática, usted puede disponer de una canasta de juguetes, libros y otras distracciones que sus hijos sólo podrán utilizar en ese momento.

Los padres que están muy ocupados y tienen poca experiencia suelen esperar demasiado de los hijos mayores. Aunque se convierta en "hermano mayor", un niño de dos años no dejará de ser un niño pequeño. La capacidad de adaptación de los niños, tal como en el caso de los adultos, es limitada. Cuando una situación resulta demasiado abrumadora, los niños pueden sufrir una leve regresión. Es probable, por ejemplo, que necesiten ayuda al utilizar el baño o al vestirse, o que deseen usar un biberón, como los bebés. Sin menospreciar estas necesidades, bríndeles una atención cuidadosa y meticulosa y recuérdeles lo maravilloso que es ser mayor, ya que se pueden hacer muchas más cosas. No es nada fácil para un niño mantener un comportamiento adecuado para su edad. No caiga en la trampa: no espere que un niño de dos años actúe como uno de cinco.

El mantenimiento de los hábitos y costumbres de la familia (los horarios de sueño y de las comidas, por ejemplo) también puede ayudar a reducir el estrés de todos sus miembros.

La preparación de los abuelos para la llegada de un nuevo bebé:
Probablemente, la llegada de un bebé sea el regalo más maravilloso que usted puede ofrecer a sus padres. Ellos están tan entusiasmados como usted y esperan tener una relación muy especial con el niño. Asimismo, el mantenimiento de una estrecha relación con los abuelos es muy importante para los niños. Según la relación que usted posea con sus padres, es posible que el nacimiento de un hijo le

permita comprender mejor y apreciar más a sus padres, y que su relación con ellos también se afiance.

Muchos abuelos adoran participar en los planes y las decisiones que deben tomarse. Algunos esperan ansiosamente el momento en que podrán tener al bebé entre sus brazos y otros parecen menos dispuestos a hacerlo. Se han producido tantos cambios y desarrollado tantos productos relacionados con el cuidado del bebé (todas las nuevas vacunas, por ejemplo) que es probable que algunos abuelos sientan que no están suficientemente preparados. Por lo tanto, la participación en talleres sobre el cuidado del bebé o en cursos especiales para abuelos podría resultarles muy útil para "actualizarse".

Los abuelos pueden aportar una ayuda excepcional durante la llegada del bebé al hogar por primera vez. Permítales conocer a su nuevo nieto, pero acepte también toda la ayuda que ellos puedan prestarle con respecto a la limpieza del hogar, el lavado de la ropa y las comidas. Esta situación también puede brindar a los abuelos la oportunidad de compartir un momento especial con los nietos más grandes.

Por otro lado, es posible que surjan algunos problemas. Durante esta etapa usted comenzará a conocer a su bebé y a desarrollar su propia filosofía con relación a la crianza de sus hijos. Acepte amablemente la ayuda y las sugerencias que sus padres puedan ofrecerle, pero no deje que asuman el papel que a usted le corresponde ni permita que le insinúen que está actuando incorrectamente o que es un mal padre. Confíe en sus instintos y su experiencia y guíese por sus propios principios.

La preparación de las mascotas para la llegada de un nuevo bebé:
La mayoría de los padres que tienen mascotas suele tener dudas con respecto a los efectos de la llegada de un bebé sobre el comportamiento de su perro o gato. Estas dudas se presentan con mayor frecuencia en aquellos hogares en los que la mascota ha jugado un papel esencial durante muchos años.

En estos casos, es importante que se prepare al perro o al gato para la llegada de un bebé antes del nacimiento. La revisión veterinaria es esencial para que se examine la salud del animal y se controle la presencia de infecciones, como los parásitos intestinales. También es importante que el animal se someta a un control de pulgas y garrapatas para eliminar toda plaga que pueda existir en el hogar.

Algunos padres cuyas mascotas (especialmente en el caso de los perros) son demasiado agresivas temen que éstas ataquen al bebé. Si éste es su caso, puede recurrir a un entrenador profesional para saber qué se debe hacer con un perro agresivo. Por otro lado, también puede optar por dejar al perro fuera de la casa si éste resulta peligroso. Si planea modificar los hábitos de su mascota (hacer que duerma afuera, por ejemplo), debe comenzar a realizar estos cambios con mucha anticipación.

La llegada de un nuevo bebé a menudo puede ser una situación caótica. Las mascotas pueden sentir curiosidad o celos, tal como les ocurre a los niños, por la necesidad de competir con el bebé para obtener la atención del amo. Muchas veces se recomienda el uso de una manta, una prenda o un pañal que el bebé haya usado para que la mascota pueda captar el olor del bebé. De esta manera, el animal no lo considerará como un extraño.

Cuando el bebé llegue al hogar, permita que su perro lo olfatee. Algunos expertos sugieren que no deben ser los padres sino otras personas las que deben llevar al bebé al hogar por primera vez. Existen numerosos mitos sobre las mascotas y los bebés. La capacidad del gato para succionar el aliento de los bebés es uno de ellos. Si bien muchos de estos mitos son falsos, es conveniente que controle todo contacto entre su bebé y sus mascotas.

El mantenimiento de interacciones positivas también constituye un factor importante. Muchas mascotas captan el estrés y la alteración emocional, por lo que el llanto del bebé puede resultarles perturbador al principio. Los premios y las recompensas son útiles para tranquilizar a las mascotas. Consulte con un veterinario si tiene dudas con respecto a la relación entre su mascota y su bebé.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://pediaclinica.foroes.org
 
Preparativos en el hogar
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» GWEN, LA MUÑECA SIN HOGAR
» SAN ISIDRO: GUSTAVO POSSE VISITÓ UN HOGAR Y CENTRO DE DÍA
» PROSEGUR .- MAYOR SEGURIDAD PARA EL HOGAR Y MÁS BARATO PARA AFILIADOS A CSI-F
» ESCUELA HOGAR Nº106, N.NIYEU
» Empleados de Hogar integrados en Régimen General a partir 2012

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
PEDIACLINICA GUATEMALA :: Recien Nacidos :: Recien Nacido Normal-
Cambiar a: